viernes, 8 de agosto de 2008

El primer maestro

Cuando niña nadie te enseñó el amor. Tus ojos ávidos y disfrazados con ese brillante maquillaje, que dibujaban en tu inocente carita una máscara veneciana, encontraron, sin buscar, a ese individuo, allí sentado y ausente.
Con tus infantiles zapatitos de charol te acercaste. Los impulsos de los niños son casi inexplicables y desvergonzados. El temor de perder de vista a tus padres no nubló tu corazón. En ese instante no podías explicar qué era lo que te pasaba por dentro. Fue un momento de trance. Una entrada al nirvana que, sin saber qué era, vos experimentaste. Los cuentos nocturnos, que anticipaban las telarañas oníricas, no te habían dicho nunca nada sobre eso que estabas atravesando. Pero, en el fondo, ya lo conocías todo. En esos múltiples momentos eras una gran sibila: tu cuerpito tierno e inexperto, se había convertido en la mayor guerrera, en la más grande sabia. Una sacerdotisa, una bailarina, una maga y hechicera...una artemisa.
Tu futuro y tu pasado, finalmente, se unieron ese día en esa plaza de feria artesanal. Tu alma, interior, fue la sede de la cita impostergable. ¿Cómo fue esa conexión?. Esa mano manchada hasta la sangre, cuyo color ya se confundía con el del óleo, fue la virgiliana guía, que sin boleto ni sortija, te llevó al mejor viaje que podrías jamás experimentar. Algo más profundo e interno, algo entrañable, te empujó a ese abismo, a ese aleph que reunía todo tu mundo, que a pesar de ser tuyo te era tan desconocido. Ahora todo era distinto, nada había cambiado, pero todo era diferente. Los ojos no cambiaron nunca de color, pero cuando inclinaste la cabeza para perseguir su mirada de liebre, toda la visión cambió. Fue un choque cósmico entre dos planetas, que generó la más increíble lluvia de meteoritos en tu ánima. Y todavía hoy siguen cayendo: estrellas fugaces que permanecen, que marcan, que guían con su estela fugaz.
Te subiste a ese caballo etéreo y seguiste a tu desconocido maestro, ignoto, extraño y familiar. Un paseo en hipogrifo alado.
Conociste varios lugares, varias islas fueron tu hogar por algún tiempo; y todavía hoy seguís en esa travesía que te conduce por los caminos más remotos y alejados.
Después de ese trance, ya conocías todo: pero de todas formas había camino para andar.




"Lascia lente le briglie del tuo ippogrifo, o Astolfo,
sirena il tuo volo dove piú ferve l´opera dell´uomo.
Peró non ingannarmi con false immagini
ma lascia che io veda la veritá
e possa poi toccare il giusto."


Banco del Mutuo Soccorso

4 comentarios:

Fanny. y .Sol dijo...

Increible momento que marca la diferencia porque todo ha cambiado de parecer, aunque en la esencia permanecerá por siempre la niña interior.

Realmente hermoso como describiste la situación... por un momento me trasladé a Venecia, me imaginé la feria y visualicé mi primer amor pasar contagiandome la mirada; un pequeño regreso en el tiempo pero que siempre se instala cuando los caprichos del corazón no dejan avanzar en otra dirección, más allá de que como vos dijiste seamos muchas veces hechiceras del amor.

Cuando niña nadie me enseñó la posibilidad de la pasión, pero cuando subía a la calesita de la vida ya algo me habló de la necesidad de montar esperanzas... y es así que hoy continúo recorriendo esos lugares remotos y lejanos.

Gracias por la visita en nuestro blog!
Un beso.

Sol

virginia dijo...

"Cuando niña nadie te enseñó el amor"

dejame masticar tres segundos de reloj esta parentesis en tu escrito, removiste muchas cosas.. y me incitaste a pensar otras.. uno a veces crece crece y crece y no mide en centimetros lo que ha aprendido, aquellos que nos han enseñado, y aquello con lo que nos hemos caido.. y ahí está ese sentimiento que asfixia, pero a la larga nos hace respirar, es oxigeno, y es vital..amor.

sofi: me tomo tres segundos para llevarme tu texto a mi mente, y ahí poder hacerlo mío.. hay mucho por sacar y eso se agradece.
de una ya estas en mis links, sos maga.

besos con boletos de avión :)

Flor M dijo...

Hermoso el escrito!!!
Me impresionaron las imágenes que me remontaron ciertas sensaciones dentro mio, y también ciertos momentos vividos...
Realmente me encantó, y no encuentro las mejores palabras para describir mi impresión.
Te quiero mucho
Besos

Nanu dijo...

Finalmente estas aca...
creo que desde tiempo vengo regando las semillas de la curiosidad en tu tierra para que te animes a lanzarte al publico, a que otros lean lo que escribis, o que expresas y por unos segundos al menos se sumerjan en tu mundo.
Lo lograste, mira las firmas, mira los mensajes, satisfaccion? seguro que si.. y orgullo tambien.. de ser quien sos, de hacer lo que haces, de tener esa pasion que te caracteriza.

Te amo amiga del alma, y estoy orgullosa de vos y este viaje que estas emprendiendo...

Besitos, me gusta mucho leer tus textos..

nanu